¿Alguna vez has llegado a un sitio y no sabes cómo o has dicho eso de: “el coche ya se sabe el camino a casa”?

Si has recorrido un trayecto y no recuerdas los lugares por los que has conducido, has padecido hipnosis de carretera.

La hipnosis de carretera, o “fiebre de la línea blanca”, es un estado mental en el que una persona puede conducir de manera autómata por largas distancias, reaccionando a acontecimientos externos de manera correcta sin el recuerdo de haberlo conscientemente.

Cuando esto te ocurre, tu mente consciente está totalmente enfocada en otra parte, con el procesamiento aparentemente directo de las masas de información necesarias para conducir con seguridad. Se ha comparado a conducir en modo “piloto automático”, puesto que la manera como la información llega de manera consciente a nuestro cerebro se ve alterada de forma que una parte de consciencia está conduciendo el coche mientras la otra está ocupándose de otros asuntos. La persona que lo padece no es consciente hasta que un bache u otro vehículo, por ejemplo, interrumpen dicho estado.

¿Por qué se produce?

Esto es más habitual en trayectos largos por carretera, en los que la conducción es más monótona, aunque también puede provocarlo el cansancio o los recorridos habituales, esos en los que parece que no hace falta prestar tanta atención. Por la noche es más fácil caer en ella, ya que la falta de visibilidad suele llevar a que nos fijemos en las lineas blancas, ya sea del arcén o del centro y esto hace que caigamos con más facilidad en esta extraña hipnosis.

¿Cuándo se dieron cuenta de este fenómeno?

El concepto de “hipnosis de carretera” fue descrito por primera vez en un artículo del año 1921, donde se definía ese fenómeno como la conducción en estado de trance mientras miras en un punto determinado. Un estudio de 1929, sugería que los conductores se quedaban dormidos con los ojos abiertos. Pero fue en 1940 cuando se empieza a estudiar ese hecho con profundidad. La idea de que los accidentes de automóvil incomprensibles podrían explicarse por este fenómeno se difundió en la década de los 50 y en 1963 G. W. Williams acuña por fin el término “hipnosis de carretera”.

¿Cómo prevenir la hipnosis en carretera?

En la actualidad, se está estudiando un mecanismo que sea capaz de controlar las ondas cerebrales y avise en caso de desconexión por hipnosis de la carretera. Pero mientras tanto, sigue las siguientes recomendaciones:

• Dormir bien la noche antes de emprender un viaje largo.
• Usar ropa holgada y cómoda para conducir.
• Viajar con la radio encendida.
• Parar de conducir cada hora.
• No comer mucho antes o durante un viaje largo.
• Evitar conducir de noche. Si no es posible, mantener la luz del tablero del coche lo más tenue posible.
• Intentar no fijar la vista hacia adelante todo el tiempo.
• Abrir las ventanillas para que entre aire al habitáculo.
• Al menor síntoma de cansancio: parar, mojarse la cara, las muñecas y detrás de las orejas.