Con el calor aumentan los desplazamientos en carretera, ya sean vacacionales o de fin de semana, y parece que unas altísimas temperaturas (más de lo habitual en esta época del año) nos van a acompañar durante estos días. Ya publicamos información de cómo se resiente nuestro vehículo con el calor y de las averías que se pueden ocasionar bajo estas circunstancias, pero lo cierto es que los conductores y demás ocupantes del vehículo somos los primeros en acusar los síntomas del calor extremo, lo que hace que tengamos que tener medidas de precaución adicionales si queremos viajar seguros.

Algunos de los efectos del calor en personas dentro del automóvil son:

  • Fatiga
  • Mareo
  • Deshidratación
  • Agresividad
  • Somnolencia
  • Bajada de la tensión arterial
  • Merma de la capacidad de reacción al volante

¿Cómo podemos paliar los efectos del calor?

Lo primero que debemos hacer es abrir las ventanillas para que salga todo el calor acumulado en el habitáculo y poner el aire acondicionado a unos 10 grados menos de lo que marque el termómetro interior. Una vez haya bajado la temperatura, dejaremos el aire acondicionado a una media de 23 grados.

Los ocupantes deberán permanecer hidratados con agua, evitando ingerir bebidas que aumenten la temperatura corporal como son el café o el alcohol. Tampoco son recomendables las comidas copiosas.

Utilizar ropa fresca, cómoda y transpirable para viajar.

La persona que conduce contará con gafas de sol polarizadas para tener una correcta visión, evitar reflejos y lesiones oculares. Así y todo, en la medida de lo posible, se recomienda no viajar en las horas de mayor insolación.

No dejar a niños ni mascotas al sol.

En trayectos largos, es conveniente descansar unos 10 minutos como mínimo cada 2 horas, con el fin de evitar la fatiga.

¡No olvides consultar las averías frecuentes en episodios de calor extremo y cómo evitarlas y feliz verano!