El presidente de AECA- ITV, Luis Rivas, ha anunciado la intención de empezar a controlar todos los elementos electrónicos de los vehículos que pasen la revisión de la ITV en un futuro no muy lejano. De hecho, parece que España será uno de los primeros países en aplicar esta normativa.

Hasta ahora, las estaciones de ITV se limitaban a realizar inspecciones visuales, de ruido y mecánicas, controlando varios apartados:

. Identificación del vehículo.

. Acondicionamiento interior.

. Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis.

. Alumbrado y señalización.

. Emisiones de gases contaminantes.

. Frenos.

. Dirección, ejes, ruedas y suspensión.

. Motor y transmisión.

Evitar el fraude y los accidentes como objetivo principal.

Entre los nuevos puntos de inspección, estarían el ABS así como también los Airbag y los pretensores, entre otros. La razón de la inspección de dichos elementos electrónicos es el poder controlar que ninguno de ellos haya sido manipulado, con el fin de proteger al consumidor frente a fraudes como por ejemplo el de alterar los cuentakilómetros, pero también para poder evitar accidentes, ya que en las carreteras europeas mueren más de cinco personas al día por accidentes debidos a fallos técnicos, además de haber un elevado porcentaje de heridos.

Además de esta, hay sobre la mesa otras propuestas de cambio en la normativa de la ITV, como la reducción de los plazos en vehículos antiguos y en los que más kilómetros hayan hecho, la retirada de la circulación de aquellos vehículos que presenten deficiencias peligrosas, la posibilidad de exigir nuevas inspecciones en caso de accidente o alteración de componentes y la recuperación del periodo de gracia para pasar la revisión hasta dos meses después de la fecha establecida.